Saltar al contenido

Los fundamentos son fundamentales

Para el diseño de calidad no hay atajos. El principio de todo es manejar con fluidez los fundamentos y aplicarlos con solvencia en cada una de las decisiones que la tarea de diseñar nos exige tomar.

Cimientos para tanque de agua gigante

Todos tenemos la expectativa, tal vez la ilusión, de que nuestro diseño cree interacciones que vayan mucho más allá de la idea de que el usuario pueda alcanzar sus objetivos de una forma sencilla, agradable y productiva. Que las interfaces que diseñamos transmitan emociones, generen vínculos, sean amadas por los usuarios. Lo más importante al respecto es que en ese camino no hay atajos.

Estamos bombardeados por una marea de metodologías, sistemas y tácticas que proponen de una vez y para siempre el atajo que producirá sin esfuerzo alguno la magia del diseño que todos aman. Me tocó hace un par de años escuchar una charla de una señora que decía que el eje de todo el problema es cambiar de “experiencia de usuario” a “experiencia del cliente”, y tenía incluso un logotipo para “UX to CX”. Una hora perdida en frases hechas, consejos inútiles y un discurso que persevera una y otra vez para que compremos su libro.

Es exactamente como querer adelgazar sin dieta o tener un buen estado físico sin ejercicio. Idéntico. Las propuestas son innumerables, todas tan definitivas como inútiles.

Cimientos para la interacción

El nudo de esta discusión se desata en el punto en el que entendemos que para crear interfaces que emocionen, que los usuarios amen, antes que ninguna otra cosa tienen que permitirles alcanzar sus objetivos de forma sencilla, agradable y productiva, por más trivial, aburrida y poco sexy que resulte esta propuesta. Es el cimiento en el que se basa todo lo demás.

Y nunca la metáfora del cimiento estuvo usada de forma más deliberada y literal que en esta oportunidad: la ardua tarea de construir una base sólida e invisible sobre la que apoyar todo lo demás. Nadie exclama ante la Torre Eiffel o el Empire State ¡qué cimientos! Por supuesto que no, pero todos sabemos que esa gran estructura hacia abajo, que fue hecha antes que lo que está a la vista para luego ser tapada con tierra, es la que soporta y habilita la construcción de todo el edificio.

Para crear diseños de la interacción de calidad, para poder aspirar a la excelencia creando interfaces que emocionen, productos digitales que nuestros usuarios amen, hay que empezar por el principio, haciendo que los fundamentos del diseño que estamos creando estén en su lugar. Eso significa que todos y cada uno de los elementos estén correctamente agrupados, que la legibilidad y los contrastes funcionen a la perfección, que las jerarquías estén tan bien definidas como ejecutadas, que se respeten las leyes de la Gestalt y las Heurísticas de Usabilidad. Y probarlos en el campo, testeando con usuarios reales, de carne y hueso, validando en la práctica que las ideas que se plasmaron en el diseño funcionan en la realidad. Quien diseña ni dibuja ni decora: coloca cada un de los elementos en su lugar, con conocimiento preciso de por qué lo hace.

El secreto mejor guardado del diseño de la interacción

El secreto mejor guardado del diseño de la interacción no es otro que para crear grandes diseños hay que aprender a diseñar, comenzando por el principio. Alguien podría acusarnos de triviales o tautológicos, y probablemente tendría razón si no cundieran los tutoriales, las presentaciones, los podcasts, los libros, los blogs, los hilos de twitter y todos las formas de mensaje mesiánico para un feliz proceso de diseño indoloro y sin esfuerzo. Entre todo ese ruido, a veces las ideas más sencillas son difíciles de defender y promocionar.

Es más, sobrevuela una idea de que los fundamentos del diseño de la interacción son para proponer ejercicios de poca monta a los novatos, que luego que uno es iniciado en la materia ya puede mandar al baúl de los olvidos. Nada más alejado de la realidad: cuanto más relevante es la tarea de diseño, más relevante es la capacidad del diseñador para resolver correctamente todos los problemas fundamentales.

Si querés crear diseños que tus usuarios amen comenzá por el principio: aprendé los fundamentos. Y un bonus track: lee libros. Un libro es un compendio en el que el autor, con muchísimo trabajo, ordenó y priorizó el material sobre un tema: lo divertido y lo aburrido, lo atractivo y lo gris. Leer libros es una ventaja competitiva arrolladora, aprovechala para transformarte en un gran diseñador.

___

Curso OnLine de Psicología Cognitiva y Experiencia de Usuario

Clases en vivo, videos grabados, bibliografía, guías de lectura, foros de discusión y clases especiales en vivo con solo 5 participantes.

Próximo comienzo: 22 de octubre
Consultas: capacitacion@concreta.com.uy

Inscripciones abiertas.