Saltar al contenido

Feedback

El feedback permite proveer información al usuario que sin interrumpir ni detener el flujo de trabajo, lo dota de una percepción panorámica de que todo está bajo control. Algo deseable y tal vez obligatorio para una interfaz de uso diario.

Iconos de batería

El foco principal del diseño de la interacción está en el diálogo entre la interfaz y el usuario en el que se resuelve el corazón de la tarea: cómo recibir la información que el usuario brinda y cómo responder a ella, para que el ciclo comience nuevamente.

Si la interfaz es de uso esporádico o de único uso, como la liquidación anual de impuestos o el trámite jubilatorio, esto es suficiente. Pero si la interfaz es de uso diario, con una curva de aprendizaje, es deseable y conveniente complementar este diálogo con pistas y mecanismos de retroalimentación, para lo que universalmente se utiliza la palabra en inglés feedback.

Retroalimentar sin interrumpir

A diferencia de las pantallas y diálogos centrales de la interfaz, la retroalimentación se compone siempre un conjunto de pistas visuales y sonoras discretas que no se interponen en el flujo central de interacción.

Los usuarios habitualmente no las notan ni en el primer uso ni en el siguiente, sino que las van descubriendo a medida que se familiarizan y se vuelven cada vez más productivos con la herramienta y su interfaz. La técnica de diseño que dota a la interfaz de esta habilidad se denomina descubrimiento progresivo (progresive disclosure) y es una característica deseable de una buena interfaz para uso prolongado.

Los navegadores incorporaron hace un par de años un ícono que indica si la página emite sonido, que permite además eliminarlo

Retroalimentación positiva

Además de anunciar el resultado de operaciones, la retroalimentación puede dar una pista certera de que todo está funcionando bien, que la situación está bajo control. Esta idea, introducida por Alan Cooper en su libro About Face bajo la denominación de Positve Feedback, ha permeado el diseño y es hoy obligatoria en una interfaz pensada para el uso diaro y el largo plazo.

La barra de estado de un sistema operativo es un ejemplo ya clásico. Lo que comenzó como un mecanismo de acceso, se ha poblado de pequeños indicadores de las cosas que están sucediendo en el sistema. La descarga de archivos, la batería, las comunicaciones, todo se transmite con imágenes sutiles y sonidos ocasionales.

Los indicadores de carga de batería proporcionan una información completa en un espacio muy pequeño.

Lo importante de la retroalimentación positiva, además de ser sutil y no interponerse en el flujo de la tarea, es que se comporte siempre exactamente de la misma forma, de modo de que el usuario aprenda a reconocerla con el uso continuado, y gane con ello una visión periférica de la interfaz donde los indicadores de avance le muestran que está todo bajo control

Íconos de avance de descarga

Las descargas de archivos se muestran de múltiples formas con retroalimentación positiva.

Feedback en los formularios

Una pregunta que recibimos a menudo es si utilizar este tipo de herramienta en los formularios, retroalimentando a los usuarios campo a campo.

Hay formularios de uso diario y repetido y formularios de uso ocasional o de única vez, por lo que la respuesta es necesariamente mixta: por un lado, la retroalimentación bien hecha es siempre positiva, por otro un formulario es el flujo principal de una tarea y el riesgo de interponerse en medio es muy alto.

Tres enfoques distintos de retroalimentación. Facebook lo hace en algunos campos, solo con color, Twitter lo maneja como errores y Microsoft pide los datos campo a campo, para dar los errores uno por uno.

La recomendación por tanto es garantizar que sea realmente muy sutil, tanto si es positivo como si es para marcar errores y que jamás impida continuar con el formulario incluyendo la posibilidad de llenar cualquier otro campo aunque el actual tenga errores, salvo que uno dependa del otro. Una opción intermedia es hacerlo solo en algunos campos muy relevantes o con alta probabilidad de error.

___

Curso OnLine de Psicología Cognitiva y Experiencia de Usuario

Clases en vivo, videos grabados, bibliografía, guías de lectura, foros de discusión y clases especiales en vivo con solo 5 participantes.

Próximo comienzo: 22 de octubre
Consultas: capacitacion@concreta.com.uy

Inscripciones abiertas.