Saltar al contenido

Menús vs. Filtros

Un viejo adagio dice que se puede reconocer a un ingeniero de sistemas pidiéndole que dibuje un árbol: pondrá la raíz arriba y las hojas abajo. Allí está el punto central de la diferencia entre navegar y filtrar.

ilustracion de arbol-grafo invertido

El menú de texto fue probablemente la primera herramienta de interacción que apareció en las interfaces más allá de la linea de comandos pura y dura. La idea es sencilla pero efectiva: se ordenan todos los comandos y contenidos en un árbol (en el sentido informático del término: raíz arriba y hojas abajo), se muestran en la pantalla y se navega de arriba a abajo (por los nodos: elementos del árbol que tienen hijos) hasta llegar al comando específico (hoja: elemento del árbol sin hijos). En las versiones más primitivas, la navegación se realizaba asociando un número a cada opción que luego se digita para seleccionarla.

La mejora de facilidad de uso que trajo la introducción de menús de texto fue enorme, porque siguen fielmente la recomendación de la regla heurística 6: reconocer es mejor que recordar. El menú de texto transformó el problema Pienso y Entiendo de escribir comandos en el problema Leo y Entiendo de seleccionar opciones. El menú de texto llega hasta nuestros días y está presente en prácticamente todas las interfaces, en general con un método de selección en base a punteros y clicks, sean de mouse o táctiles.

Clásico menú de texto
El cajero automático sigue utilizando el menú de texto basado en un árbol de opciones

Más allá de sus virtudes, la navegación del árbol con la raíz arriba y las hojas abajo tiene algunas limitaciones importantes que imponen limitaciones a su utilidad, en algunos casos importantes.

  • Igual es necesario conocer (o imaginar) el conjunto de sub-opciones que abarca cada opción de menú. Si busco un cepillo de dientes eléctrico y estoy en el nivel 1, dónde clickeo, ¿en higiene personal o en pequeños electrodomésticos?
  • Es muy malo para la navegación exploratoria, donde no tengo una idea clara de lo que busco sino que al revés, quiero ver para decidir.
  • Es muy difícil recuperarse de un error en etapas anteriores, porque es muy difícil recordar las opciones que no elegí. Ahora estoy en el nivel 3 y para entender que me equivoqué tengo que recordar las opciones disponibles en el nivel 1.
  • No permite promover contenido, es decir, hacer accesible rápidamente el contenido o la opción más probable. Si esa opción está en un nivel 4, habrá que pasar obligatoriamente por los 3 niveles superiores para acceder a ella, y hacerlo sin errar el camino.

El cajero automático es un ejemplo de una idea perimida en un envase moderno. Mirando la imagen surge inmediatamente la pregunta ¿qué hay dentro de “Más Servicios”?. Parece obvio que Cambio de Pin no es una operación muy frecuente, pero esconderla dentro de Más Servicios hace que muchas personas no la encuentren y por lo tanto ocupa un lugar en el nivel 1. Incluir un importe de retiro como opción de nivel uno parece también un paliativo para dificultades en la interacción. Si a eso se le suma la odiosa costumbre del cajero automático de dejar a los usuarios llegar al final de la transacción para recién allí avisarles que hubo un error o que no hay dinero disponible, se explica claramente por qué la gente nunca les tomó cariño (y muchos los detestan lisa y llanamente).

Filtrar

Filtrar es de alguna manera volver a poner el árbol en la posición correcta: siempre muestro contenido primero y le permito al usuario ir reduciendo el conjunto de opciones hasta llegar a la hoja del árbol que busca. Si se lo mira con atención, detrás de las apariencias, los filtros y los menús son dos versiones de la misma idea, solo que filtrar resuelve las limitaciones de la navegación a través de menús sin perder potencia.

Mercado Libre muestra rápidamente una lista de opciones y permite reducirla a través de una batería de filtros

Mostrar del arranque documentos u opciones (hojas) permite dar a la interfaz una flexibilidad enorme, porque pone a disposición tanto del diseñador como del equipo de contenidos el manejo dinámico de las prioridades y las probabilidades, la materia prima de la capacidad de adaptar la interfaz al contexto, al momento y al usuario.

Los Menús y los filtros no necesariamente son mutuamente excluyentes. Mercado Libre, que tiene una implementación solvente y sofisticada de filtros tiene uno o dos niveles de menú antes de llegar a la página de productos.

Búsqueda avanzada, la versión maldita de los filtros

Una cosa es el análisis teórico de los filtros como herramienta de navegación y otra la implementación. En universos extensos de información definir qué y cómo filtrar, dar lugar a prioridades, así como entender las formas de organizar y desplegar la información son todas tareas exigentes.

Una versión distorsionada de los filtros, basada en la idea errónea de que el usuario sabe exactamente lo que quiere, es la búsqueda avanzada.

La búsqueda avanzada es la versión maldita de un sistema de filtrado

La búsqueda avanzada muestra el árbol pero sin las hojas. Muestra las posibles bifurcaciones de cada uno de los nodos, pero con el requerimiento de imaginar las consecuencias de las decisiones. Clickea el botón reset y vuelve todo el problema al nivel Pienso y Entiendo. Y esa nunca es una gran apuesta.


Leer la segunda parte: Sobre Filtros y Filtrado

____

¡Nuevo!

Curso de accesibilidad: Herramientas de evaluación WCAG 2.1

Un curso que te permitirá comprender qué es la Accesibilidad, conocer las WCAG 2.1, publicadas por la W3C que son el estándar internacional de accesibilidad y conocer herramientas para aplicarlas y evaluarlas.

Próximo comienzo: 27 de Octubre

Solicitar InformaciónInscripciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.